ECONOMÍA, POLÍTICA, SOCIEDAD

Canarias 1988

Casi 80 personas más por kilómetro cuadrado viven en las Islas ahora que hace 25 años
 
El Archipiélago cuenta con más médicos y teléfonos, pero el paro ha crecido 12 puntos
 
La tendencia a permanecer en el sistema educativo se consolida
La situación socioeconómica de la Comunidad Autónoma de Canarias ha variado mucho en los últimos 25 años. Todo ha cambiado en este periodo corto de tiempo, aunque algunas cuestiones permanecen inalterables. En 1988, los residentes en el Archipiélago se debatían, por ejemplo, en decidir su modelo universitario. Así en la calle se reivindicó optar por una universidad regional (en La Laguna) o por crear la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria como finalmente así fue. También ese año, el regatista José Luis Doreste obtuvo una medalla de oro en las Olimpiadas de Seúl y Lorenzo Olarte relevó en la Presidencia del Gobierno de Canarias a Fernando Fernández tras presentar este último en el Parlamento de Canarias una cuestión de confianza.
 
Aquella convulsión social y política se traducía en cifras. Por aquel entonces vivían en Canarias 1.522.380 personas, es decir, 590.065 menos que en la actualidad. El último padrón habla de más de 2,1 millones de habitantes. Este espectacular crecimiento de la población, sin contar la flotante, se traduce en que la densidad de población por kilómetro cuadrado ha pasado de 210 en 1988 a 286. Uno de los factores ha sido el descenso de la mortalidad, que ha pasado del 6,77 por cada mil a una tasa del 6,03. No ha ocurrido lo mismo con la natalidad que ha caído de forma considerable (13 nacimientos por cada mil personas en 1988 frente a los 8,62 en la actualidad).
 
El mapa político de las Islas también se ha modificado. El Parlamento actualmente está integrado por menos fuerzas políticas que entonces y administrativamente, Canarias ha sumado un municipio hasta llegar a los 88. En septiembre de 2007 se constituyó el formalmente el Ayuntamiento de El Pinar con lo que El Hierro.
 
En este tiempo también ha cambiado la moneda, ya que ahora se paga en euros. Hace 25 años la renta per cápita estaba en 552.929 pesetas. Las convulsiones económicas en la vieja Europa y el resto del planeta ha coadyuvado a que 31,1 personas de cada cien en Canarias viva actualmente bajo el umbral de la pobreza. Las cifras de empleo son ahora peores que en 1988. Entonces la tasa de paro estaba en el 21,67 por ciento, doce puntos menos que en 2013 (33,69%). En el segundo trimestre de 2013 la cifra de paro en Canarias se ha situado en 371.300 personas. Del total de parados el 59,5% lleva un año o más buscando empleo, el 37,6% lleva menos de un año y el 2,9% restante ya encontró trabajo.
 
A pesar de estos malos datos, hay índices que han mejorado. Así actualmente hay 4,22 médicos por cada habitante cuando hace 25 años había 2,8 profesionales colegiados. Lo mismo sucede con los teléfonos fijos, que prácticamente se han duplicado pasando de los 240 por cada mil habitantes a los 454 actuales. El número de kilómetros de carreteras se ha reducido levemente, de 4.514 a 4.459, pero el de autopistas se ha incrementado de los 119 a los 217 kilómetros.
 
Los datos más positivos se registran en materia educativa, donde el índice de analfabetismo ha pasado del 6,5 por ciento al 3,7 por ciento en el último cuarto de siglo. Los modelos de la Educación se han ido modificando paulatinamente y ello no siempre ha beneficiado a los alumnos. En cuanto a número de alumnos en 1988 había 239.580 en Primaria y 63.213 en Secundaria. En la actualidad se observa como la tendencia a permanecer en el sistema educativo se consolida. Así en el curso 2012/2013 se han registrado 171.856 alumnos de los niveles de Educación Infantil y Educación Primaria (cifra inferior a la de 1988) y 83.782 en Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y 28.983 en Bachillerato.
 
* Datos extraídos del Instituto Canario de Estadística (Istac), el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Consejo Económico y Social de Canarias (CES), el Anuario Económico de España de La Caixa y la editorial Vox

 
 

 
Estándar