ECONOMÍA, ELBLOGOFEROZ, OPINIÓN, SOCIEDAD

El clima que nos viene

Todo podría cambiar el próximo mes de diciembre o no. A partir del 30 de noviembre se celebra en París la vigésimo primera Conferencia de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015. Una cita que podría ser clave para el futuro de todos, aunque haya quienes aún siguen manteniendo que el cambio climático no es algo real. Como si oyeran llover, algunos dirigentes públicos dudan de los estudios científicos…

Frente a estos escépticos, la comunidad científica se ha aliado para constatar los aumentos de la temperatura y del nivel del mar, también el derretimiento de los polos o la mayor frecuencia de los fenómenos climáticos extremos. Cuestiones éstas que podrían parecernos lejanas en el espacio y en el tiempo si no fuera porque también hay informes científicos que hablan de cómo será la realidad del archipiélago en las próximas décadas.

El proyecto «Climatique», desarrollado en Canarias y Marruecos hace algunos años, vino a confirmar que en los próximos cuarenta-cincuenta años el Archipiélago contará con temperaturas más altas y menos lluvias –sobre todo en invierno-, y sufrirá los efectos de la elevación del nivel del mar. Si bien es cierto, que se trata de previsiones, los estudios realizados dejan bien a las claras que de continuar todo como hasta ahora la agricultura se vería seriamente afectada y las Islas perderían aún más autonomía alimentaria. Parece lógico que si sube la temperatura y las precipitaciones se reducen, el campo necesitará más agua. Los costes se dispararían, ayudados también por la salinización de los pozos costeros.

La escasez de agua –una vez más en la historia de Canarias- se convertiría en uno de nuestros principales problemas. La desalación y depuración de aguas tendría que crecer exponencialmente y esto obligaría a tener que mejorar mucho su gestión y ahorro. La proximidad a la costa de las instalaciones hidráulicas contribuiría además a que se den episodios de inundaciones debido a la nueva realidad del océano, cuyo nivel habría crecido.

Por si esto no fuera poco, se añadiría el grave inconveniente del reparto de agua. Los sectores económicos (industrial, turístico o agrícola) rivalizarían por el control del agua. El turismo además se vería ciertamente afectado ya no sólo por la falta de agua, sino también por que las altas temperaturas alterarían las temporadas turísticas tal y como las conocemos hasta ahora. Los episodios de fuertes lluvias concentrados en intervalos cortos de tiempo y la virulencia del mar producirían daños en las infraestructuras. También el mar erosionaría la actual costa con lo que la mayoría de las playas desaparecerá.

Esta nueva realidad debe servirnos de acicate para comenzar a revertir esta situación. El objetivo de «París 2015» es lograr un nuevo acuerdo internacional sobre el clima que mantenga el calentamiento global por debajo de los 2ºC. Hay quienes alertan de que será insuficiente. Quién sabe qué sucederá en la capital gala, pero independientemente de lo que pase debemos tomar conciencia cuanto antes. Nos va la vida…

Este artículo ha sido publicado en El Blogoferoz.

Anuncios
Estándar

One thought on “El clima que nos viene

  1. Pingback: El cambio climático hará perder autonomía alimentaria a las Islas – cecilioprueba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s