OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD

Pobres: Lo que yo escuché

Este último día de octubre no pasará a la historia. En el Parlamento canario volvían a tratar un asunto candente: La pobreza. Poco más de dos horas y solo palabras. Todo a raíz de un último informe -con datos de 2015 o 2016- que pinta la cosa bastante fea, bueno, tal y como es o está. Sus señorías contaban números y dibujaban realidades, unos mejor que otros. Al final: nada. Lo cierto es que el pleno monográfico solo contenía comparecencias, es decir, los grupos piden información y el Gobierno responde ante este mecanismo de control. Aquí no hay oportunidad de aprobar propuestas, proposiciones o leyes. Y así es complicado, aunque bien podrían haberse tranzado propuestas, que pudieran cristalizar en un anuncio comprometedor del Ejecutivo. Pero para que pudiera ocurrir eso debió haber previamente un trabajo de los grupos de diálogo, discusión y buena predisposición. Así que nadie concluyó nada, nadie anunció nada de enjundia. Quizá lo peor es que tal vez sea mejor así, ¿para qué nuevos anuncios, para qué nuevas propuestas que ya nadie se cree ni cumple? Ya nadie les espera, si aprueban o hacen algo ya veremos… Pero aquí no todos tienen la misma responsabilidad. Los que gobiernan, en plural, son responsables de ese 44 por ciento de riesgo de exclusión, que de ser cierto y no hay por qué dudarlo, es lamentable. Casi tanto como que en Canarias pocos salgan a la calle a denunciar. Y pocos se explican cómo no hay más disturbios y conflictividad social. Seguimos dormidos o simplemente hemos dejado caer los brazos, no podemos luchar más, agotados irremediablemente. También son culpables muchos (agentes económicos y sociales) que no estaban en el pleno. Del Gobierno dos ideas para reflexionar: El dinero es insuficiente y pensamos aumentarlo; y todo está mejor de lo que estaba. Una sociedad decente debería exigir más. Y en la oposición, la felicidad o la infelicidad, según se vea, va por barrios. La diagnosis acertada, pero las propuestas escasas y algunas vagas, mucho. También hubo para quien aprovechó para defender la ley canaria del suelo o la reforma laboral. Yendo a lo concreto, pidieron un plan de choque para erradicar la pobreza, más dinero, mejor gestión y apareció la renta mínima (ojalá este último punto cogiera fuerza porque sería un instrumento atinado para redistribuir la riqueza). También aparecieron esa idea de la Canarias a dos velocidades, los reproches, las mentiras… Y en este batiburrillo solo pierden unos, los de siempre: nosotros los pobres.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s