OPINIÓN, PERIODISMO

Me avergüenzo públicamente

Hace unos días recibí un mensaje privado de un abogado. Me decía que había estado acertado en el tratamiento de una información sensible. Hacía referencia al asesinato de una persona. Ese mensaje, que agradezco, me hizo reflexionar. Intenté ser lo más honesto que pude y conté solo lo que sabía a ciencia cierta, y cuando digo que conté todo lo que sabía me refiero a que solo dije lo que tenía comprobado, aunque a mis oídos llegaban muchos comentarios que volaban en diferentes direcciones. Intenté comprobar si se fundamentaban en hechos ciertos y, todos los canales me decían que eran bulos. A partir de ahí, seguí dándole vueltas a lo sucedido estos días. No sé de dónde parten los patinazos, a veces, incluso, he pensado que pueden ser «jugadas» que les ponen a los periodistas para que yerren. Esta teoría, aunque esté por probar, es la más benevolente con esta profesión. Hay que recordar la comprobación y verificación son elementos sustanciales del oficio. Y aquí llego a otro charco: me avergüenzo públicamente de aquellos medios que errando no han sabido ni querido disculparse. Hay muchas formas de salir airoso de un entuerto, pero el borrado de un texto en una página web o maquillar una información haciéndonos quedar indemnes no es el camino. Es más, estos días, he llegado a oír cómo se «pontifica» hablando de los males que cometen «otros» medios, siendo quien hablaba ideólogo de uno que publicó hechos que al final resultaron falsos. Esto contrasta con lo que hizo el director de un periódico hace unos meses y con respecto a otro asunto. Su medio se equivocó y él dio la cara en un texto que no solo le honraba a él, también a la profesión. El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra… Pero en este caso, el que hoy me ocupa, nadie fue, nadie dijo nada, todo lo hicieron otros. Y podría parecer que estoy pidiendo sangre y no es así porque también he visto la condena pública a algunos que se han equivocado, sin saber más detalles. Personas que parece que nunca han bregado con lo difícil y duro que es el día a día se han erigido en jueces y han condenado. Y, ello, lo han hecho sentados, leyendo los periódicos de ayer, sintonizando radios pirata o viendo repeticiones en una tele local. Y todo eso ha pasado estos días: algunos han publicado mentiras, otros han eludido su responsabilidad y los más han señalado con el dedo. Periodismo.

Anuncios
Estándar
CANARIASRADIO, CULTURA

Crisis? What Crisis?

El dibujo en la trayectoria creativa de una veintena de artistas canarios nacidos en la década de los setenta del siglo pasado es el eje argumental de la segunda exposición Crisis? What Crisis?, que se exhibe en TEA (Tenerife). Esta semana hemos hablado en El Club de la Cultura de Canarias Radio con uno de los comisarios de la muestra, Néstor Delgado

El Club de la Cultura

Pd. El programa se emitió el pasado viernes 23 de marzo de 2018. La entrevista la puedes escuchar a partir del minuto 10.

Estándar
CANARIASRADIO, CULTURA

El trovador de los libros

Hablar de libros siempre viene bien. Esta semana en ‘El Club de la Cultura’ de Canarias Radio he hablado con Cayetano Cordovés, uno de los responsables de Diego Pun Ediciones, una editorial independiente que desde Tenerife ha logrado colocar sus publicaciones en medio planeta. El placer de pasar páginas no pasa de moda…

El Club de la Cultura

Pd. El programa se emitió el pasado sábado 17 de febrero. La entrevista la puedes escuchar a partir del minuto 11.

Estándar
CANARIASRADIO, CULTURA

Te elegiría otra vez

Dice que no es una «pastelada» y que el personaje más peculiar de la obra está inspirado en mí misma. Esta semana en ‘El Club de la Cultura’ de Canarias Radio hemos hablado con la polifacética Sara Escudero. Lo hemos hecho de ‘Te elegiría otra vez. Siempre hay un roto pa un descosío’, una obra de teatro en el que trata de juntar amor y humor, porque como dice ella, ambos se retroalimentan. «Las dos cosas se llevan mutuamente, la una a la otra».

El Club de la Cultura.

Pd. La entrevista se emitió el pasado 17 de noviembre y la puedes escuchar a partir del minuto 10′.

Estándar
OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD

Pobres: Lo que yo escuché

Este último día de octubre no pasará a la historia. En el Parlamento canario volvían a tratar un asunto candente: La pobreza. Poco más de dos horas y solo palabras. Todo a raíz de un último informe -con datos de 2015 o 2016- que pinta la cosa bastante fea, bueno, tal y como es o está. Sus señorías contaban números y dibujaban realidades, unos mejor que otros. Al final: nada. Lo cierto es que el pleno monográfico solo contenía comparecencias, es decir, los grupos piden información y el Gobierno responde ante este mecanismo de control. Aquí no hay oportunidad de aprobar propuestas, proposiciones o leyes. Y así es complicado, aunque bien podrían haberse tranzado propuestas, que pudieran cristalizar en un anuncio comprometedor del Ejecutivo. Pero para que pudiera ocurrir eso debió haber previamente un trabajo de los grupos de diálogo, discusión y buena predisposición. Así que nadie concluyó nada, nadie anunció nada de enjundia. Quizá lo peor es que tal vez sea mejor así, ¿para qué nuevos anuncios, para qué nuevas propuestas que ya nadie se cree ni cumple? Ya nadie les espera, si aprueban o hacen algo ya veremos… Pero aquí no todos tienen la misma responsabilidad. Los que gobiernan, en plural, son responsables de ese 44 por ciento de riesgo de exclusión, que de ser cierto y no hay por qué dudarlo, es lamentable. Casi tanto como que en Canarias pocos salgan a la calle a denunciar. Y pocos se explican cómo no hay más disturbios y conflictividad social. Seguimos dormidos o simplemente hemos dejado caer los brazos, no podemos luchar más, agotados irremediablemente. También son culpables muchos (agentes económicos y sociales) que no estaban en el pleno. Del Gobierno dos ideas para reflexionar: El dinero es insuficiente y pensamos aumentarlo; y todo está mejor de lo que estaba. Una sociedad decente debería exigir más. Y en la oposición, la felicidad o la infelicidad, según se vea, va por barrios. La diagnosis acertada, pero las propuestas escasas y algunas vagas, mucho. También hubo para quien aprovechó para defender la ley canaria del suelo o la reforma laboral. Yendo a lo concreto, pidieron un plan de choque para erradicar la pobreza, más dinero, mejor gestión y apareció la renta mínima (ojalá este último punto cogiera fuerza porque sería un instrumento atinado para redistribuir la riqueza). También aparecieron esa idea de la Canarias a dos velocidades, los reproches, las mentiras… Y en este batiburrillo solo pierden unos, los de siempre: nosotros los pobres.

Estándar
CANARIASRADIO, OPINIÓN

La radio sigue

La radio sigue, aunque yo deba poner un punto que, a día de hoy, no sé si será y seguido, punto y aparte o punto final. La radio sigue y lo que vendrá está aún por escribir, pero esa es ya otra historia. Este ha sido un año cautivador, apasionante y en el que afortunadamente ha habido de todo. Y no puedo ni quiero reprimirme, debo dar las gracias por tanto… Desde el primero hasta el último día he recibido tanto afecto, que a veces he sentido vértigo. He aprendido tanto, he crecido tanto… Salgo mejor del que entró. Gracias a todos y todas los que cada día hacéis Canarias Radio. Ojalá muchos más supieran de la profesionalidad y buen hacer que hay en los trabajadores de la radio pública de las Islas. Oficio y esfuerzo.

Estándar